Estás en: CEI > Especialidades > Técnicas de Aumento Óseo
Especialidades
Ofrecemos un sistema coordinado de tratamientos presentando soluciones globales para su boca.
  • Implantes Dentales
  • Implantes sin cirugía
  • Implantes de Carga Inmediata
  • Implantes Post-Extracción
  • Técnica 3 en 1
  • Implantes por Ordenador
  • Técnicas de Aumento Óseo
  • Blanqueamientos
  • Carillas Estéticas
  • Coronas de Porcelana
  • Puentes
  • Endodoncia
  • Gingivitis
  • Periodontitis
  • Obturaciones
  • Ortodoncia
  • Reconstrucción de la Sonrisa
  • Tecnicas aumento oseo
    Definición
    Las técnicas de aumento óseo pretenden reponer el volumen de hueso perdido tras una infección o una extracción complicada. Además, en pacientes con falta de dientes desde hace años, se produce una reabsorción fisiológica o atrofia, que se traduce en una falta evidente del hueso. También podemos encontrar defectos óseos en la zona posterior del maxilar superior, debajo de una cavidad denominada seno maxilar, que limita frecuentemente la altura ósea en dicha zona. En todas estas ocasiones se hace difícil la colocación de implantes, y existen numerosas técnicas capaces de devolver al hueso el volumen perdido o cambiar situaciones desfavorables en favorables.
    Generalidades
    Existen 2 tipos de injertos que se pueden emplear en este tipo de técnicas:
    - Hueso del propio paciente, que puede ser extraído de varias zonas donantes.
    - Hueso artificial, que a su vez puede ser porcino, bovino, equino, procedente de algas o sintético..
    Ambos tipos de hueso tienen sus indicaciones, pero es preciso su estabilización para su correcta cicatrización. Para ello se emplean diferentes sistemas de fijación como membranas de colágeno, chinchetas de titanio, placas o tornillos de osteosíntesis. El objetivo de estas técnicas de aumento óseo es el de aportar un sustrato al hueso mermado a partir del cual el propio organismo genere un hueso nuevo., que permita realizar la colocación de los implantes o simplemente devolver a la encía el volumen perdido para conseguir una excelente estética.
    Elevación del suelo del seno maxilar
    Consiste en la colocación de un injerto óseo en el interior del seno maxilar, que es una cavidad llena de aire que se encuentra en el interior del maxilar, justo encima de los molares. Esta cavidad limita la cantidad ósea y muchas veces se precisa de un aumento para poder colocar implantes en esta zona.
    Se diferencian 2 tipos de técnicas para elevar el suelo del seno:
    - Técnica clásica, de Caldwell Luc o abierta: Consiste en realizar un acceso lateral al seno y realizar el injerto introduciendo el injerto de forma directa.
    - Técnica de Summers o cerrada: Consiste en realizar el relleno del seno a través del orificio por el que se introducirá el implante. Es una técnica más conservadora y llevadera para el paciente.
    Una vez colocado el injerto, es preciso esperar varios meses antes de su consolidación. Si la cantidad de hueso residual es generosa, se pueden colocar los implantes a la vez que el injerto de hueso, si no hay suficiente cantidad como para asegurar la estabilidad primaria de los implantes, estos se colocarán pasados varios meses tras la colocación del injerto.
    Esquema de la técnica de la elevación del suelo del seno.
    Radiografías antes y después de una elevación del suelo del seno.
    Dehiscencias
    Dehiscencia en zona externa. La parte de implante visible ha de ser cubierta por hueso y una membrana.
    La falta de hueso más frecuente se denomina dehiscencia, y se trata de una pequeña pérdida ósea en la parte exterior del hueso donde se va a colocar el implante. Su resolución es sencilla, ya que una vez colocado el implante se rellena el defecto con hueso hasta cubrir el implante y se espera su cicatrización.
    Aumento de anchura
    Cuando el hueso es demasiado estrecho y la consecución de un buen resultado estético se advierte difícil, recurrimos a un aumento de anchura. Se coloca un injerto particulado o en bloque, recubierto por una membrana colágena y se espera varios meses para su completa cicatrización.

    Estos 3 procedimientos son similares y su única diferencia es el tiempo que requiere el tratamiento.
    "Cortical Split"
    Cuando el hueso es muy estrecho y se hace complicado la realización de un aumento de anchura con la técnica convencional, empleamos un “Cortical Split”. Se trata de separar las dos corticales óseas mediante una fractura controlada y convertir un hueso muy estrecho en un hueso ancho. El hueco que queda entre ambas corticales se rellena con un granulado óseo. Por lo general, el aumento del hueso y la colocación de implantes se realiza al mismo tiempo.